`Ž-3

EDITADO POR: AVIARIO CARDENAS

Autor: Manuel C√°rdenas Teno. Juez de Color del CJA.

LA PREPARACI√ďN DE NUESTROS CANARIOS PARA LOS CONCURSOS
 
Una vez concluido el periodo de muda, comienza la preparaci√≥n de nuestros canarios para la temporada de concursos. Este art√≠culo puede suponer una continuaci√≥n al que publiqu√© en el anterior n√ļmero, sobre la muda y la pigmentaci√≥n en los canarios de factor rojo, si bien los criterios o pasos que sigo para preparar mis canarios para los concursos pueden hacerse extensivos a otro tipo de canarios.
 
CONOCIMIENTO DEL EST√ĀNDAR DE ENJUCIAMIENTO:
 
Es esencial conocer el estándar de enjuiciamiento de la gama de canarios que criemos, en mi caso, el estándar de los canarios de color, el cual viene perfectamente explicado en el estándar de enjuiciamiento de Canarios de Color del Colegio de Jueces de Andalucía. En dicho canon viene reflejado cuáles son los criterios que se van a tener en cuenta a la hora de valorar la calidad de nuestros ejemplares. Estos criterios se verán reflejados una vez el pájaro sea enjuiciado, en la Planilla de Enjuiciamiento, documento que aportará el juez debidamente cumplimentado, sellado y firmado.
Por lo tanto el conocimiento del estándar de enjuiciamiento de las diferentes variedades se debe constituir como la guía a partir de la cual poder seleccionar los ejemplares que llevaremos a los concursos. Está claro que si no sabemos cómo debe ser un buen pájaro de una raza concreta, no es posible que seleccionemos los mejores para los concursos.
 
CRITERIOS PARA DESCARTAR EJEMPLARES PARA LOS CONCURSOS:
 
En los est√°ndares de enjuiciamiento vienen reflejadas las caracter√≠sticas √≥ptimas que deben tener los ejemplares de las distintas razas, pero tambi√©n, en funci√≥n de cada una de ellas, vienen especificados los defectos que los hacen poder ser descalificados en los concursos. Un conocimiento de todos y cada uno de estos aspectos, en funci√≥n de cada variedad, nos evitar√° llevar a concurso ejemplares que por tener alg√ļn defecto grave van a ser descalificados en el enjuiciamiento, quedando fuera de la posibilidad de competir por los premios.
Hay una serie de defectos que son gen√©ricos, es decir, que van a suponer la descalificaci√≥n del ejemplar, independientemente de la variedad de que se trate: falta de alguna u√Īa, dedos amputados, presentaci√≥n de ejemplares visiblemente enfermos, falta visible de plumaje etc.
Pájaros que presenten defectos físicos patentes, así como por la presencia de bultos, quistes, o que manifiesten falta de higiene, invasión de piojillo, sarna.
Pero también, en función de la raza que criemos, tenemos que tener en cuenta una serie de defectos a tener en cuenta, para no presentar dichos ejemplares a concurso. Cito algunos de ellos en función de las razas de color:
  • En los canarios lipocromos supone la descalificaci√≥n del ejemplar la presencia de manchas mel√°nicas en cualquier parte de su plumaje, o en las partes c√≥rneas, por muy peque√Īas que sean.
  • En caso de ser ejemplares lipocromo amarillo, la presencia de lipocromo rojo o anaranjado har√° que el ejemplar sea descalificado.
  • En los ejemplares lipocromos rojos se penalizar√° tambi√©n la presencia de lipocromo amarillo, de plumas mal pigmentadas, pudiendo llegar el ejemplar a ser descalificado.
  • En el caso de los ejemplares mel√°nicos, citar√© los motivos m√°s frecuentes de penalizaci√≥n o descalificaci√≥n:
  • En los canarios mel√°nicos, se aplicar√°n los criterios antes mencionados en cuanto al lipocromo de los mismos. Por poner un ejemplo: puede ser descalificado un canario mel√°nico de fondo rojo que presente plumas sin pigmentar, o mal pigmentadas.
  • Aquellos ejemplares¬† que debiendo presentar sus patas y pico negros, tengan u√Īas o manchas claramente desmelanizadas; igualmente los que debiendo presentarlos claros muestren presencia de melanina .
  • Aquellos ejemplares Mel√°nicos que presenten plumas lipocr√≥micas, as√≠ como los que presenten puntos de desmelanizaci√≥n en parte de alguna pluma aun cuando √©sta, no sea completa y por muy sutil y escasa que resulte.
  • Aquellos ejemplares que presenten superposici√≥n de caracter√≠sticas de variedad o posean m√°s de una.
  • Como norma general, la presencia de feomelanina es penalizada en el apartado de melaninas en la mayor√≠a de los canarios de color,( por ej. En los phaeos no es as√≠ ) por lo que si √©sta es muy visible, deberemos descartarlos para los concursos, si bien pueden ser excelentes ejemplares para la reproducci√≥n.
  • Otros aspectos a tener en cuenta, ir√≠an en funci√≥n de la categor√≠a de los ejemplares. Como norma general ( entendiendo que puede haber excepciones ) tendr√≠amos que tener en cuenta que en el caso de tratarse de ejemplares intensos, deber√≠amos descartar para su participaci√≥n en los concursos a aquellos que presenten visiblemente restos de nevadura en el plumaje o¬†aquellos cuyo lipocromo no llegue a cerrar la cloaca, ya que ser√≠an penalizados en el apartado de categor√≠a.
  • En los ejemplares nevados intentaremos presentar a concurso s√≥lo aquellos que tengan una correcta distribuci√≥n de la nevadura por todo el plumaje, descartando a aquellos que tengan una excesiva nevadura o¬†aquellos que tiendan al mosaico.
  • En los ejemplares intensos y nevados con factor, deber√≠amos de tener en cuenta que la no pigmentaci√≥n de las plumas remeras y timoneras har√° que sean tambi√©n penalizados en el apartado de lipocromo, seg√ļn el est√°ndar de color del CJA.
  • En los ejemplares mosaico, deber√≠amos tener en cuenta que la categor√≠a del ejemplar estuviera bien definida. Es importante saber que en Espa√Īa los est√°ndares de enjuiciamiento, en la categor√≠a mosaico considera √≥ptimos a los ejemplares macho, l√≠nea macho, y a los ejemplares hembra l√≠nea hembra. Por lo que deber√≠amos abstenernos de participar en los concursos con ejemplares mosaico machos l√≠nea hembra y con ejemplares hembra l√≠nea macho, ya que ser√°n duramente penalizados en el apartado de categor√≠a, si bien ambos pueden ser buenos ejemplares de trabajo para ambas l√≠neas.
  • En este caso, y siguiendo este criterio, no deber√≠amos de presentar machos con escasa presencia de lipocromo en las zonas de elecci√≥n, como m√°scaras muy cortas, m√°scaras partidas, aunque tampoco es conveniente que la presencia del lipocromo peque por exceso.
  • El mismo criterio debe ser aplicado en las hembras, descartando aquellas en las que la distribuci√≥n del lipocromo en las zonas de elecci√≥n peque por exceso o por defecto.
  • Los ejemplares mosaico con factor, tanto machos como hembras, ser√°n tambi√©n penalizados en categor√≠a si tienen alguna o todas las plumas remeras y timoneras pigmentadas, seg√ļn el est√°ndar de color del CJA.
  • En cuanto al plumaje del ejemplar, debemos procurar que este se muestre limpio y en perfecto estado. Es muy importante que √©ste se encuentre bien adherido al cuerpo, sin presentar rizos ni falta de plumas en ninguna parte de su librea.
 
La talla y la forma es otro de los aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de seleccionar los ejemplares para los concursos. Si bien el est√°ndar de color es muy claro en cuanto a los patrones a seguir en la talla y la forma de los canarios, es muy dif√≠cil establecer criterios que nos dejen claro las razones por las que debemos descartar un ejemplar en funci√≥n de su talla y forma. Teniendo en cuenta los criterios que establece el est√°ndar, aconsejar√≠a no presentar a concurso aquellos ejemplares excesivamente grandes, los cuales normalmente son plumones, no peinan bien el plumaje, suelen presentar despeinados los flancos etc ni presentar aquellos que puedan ser excesivamente peque√Īos. Pero independientemente de que un p√°jaro sea m√°s o menos grande, es aun m√°s importante que sus formas est√©n debidamente proporcionadas.
En cuanto a la posición, aconsejaría no presentar a concurso aquellos ejemplares que en la jaula se muestran excesivamente nerviosos, ariscos, que no suelen parar en el palillo, porque además de poder ser penalizados en el apartado de posición de la planilla, por experiencia puedo decir además que en ocasiones este tipo de pájaros son incómodos de enjuiciar, por lo que las virtudes que pueda tener son difíciles de apreciar por el juez.
 
PREPARACI√ďN EN LA JAULA DE CONCURSO:
                                                                      
Un vez hemos seleccionado aquellos ejemplares que vamos a llevar a los concursos, es muy imprescindible que √©stos se habit√ļen al tipo de jaula en la que van a ser enjuiciados. No hace falta que sea exactamente el mismo tipo de jaula, pero si es importante que sea de dimensiones aproximadas. Un cambio repentino del p√°jaro, de una jaula grande o voladera a una jaula de concurso puede hacer que el ejemplar se muestre arisco o muy nervioso durante el enjuiciamiento. La jaula que utilicemos para habituar al p√°jaro tendr√° dos posaderos, como las jaulas en las que ser√°n enjuiciados.
Recomiendo que una vez alojados en dichas jaulas, los coloquemos en una zona del aviario por donde pasemos frecuentemente, que cojamos las jaulas en numerosas ocasiones, que los llevemos de un lugar a otro del aviario etc para que el ejemplar se habit√ļe a ese trasiego que tendr√° durante la realizaci√≥n de un concurso.
Una vez que el pájaro ya se ha acostumbrado a dicha jaula y posa tranquilamente en los palillos, es importante observar la posición que adopta, si es buena, o si es demasiado erguida o agachada, si aletea etc. En caso de que la posición no sea correcta tendremos que intentar corregirla, para ello se pueden utilizar algunos remedios caseros, como colocar un cartón en el frontal de la jaula, en la parte baja para que el pájaro levante la posición etc.
 
EL BA√ĎO:
 
Sin duda uno de los cuidados m√°s importantes a los que tendremos que someter a los ejemplares seleccionados es al ba√Īo, ya que de √©ste depender√° en gran parte el brillo y la limpieza del plumaje. Yo les suelo poner las ba√Īeras varias veces por semana. En el agua de la ba√Īera pongo dos o tres gotas de aceite corporal para ni√Īos, lo que aporta al plumaje buen brillo y sedosidad en el plumaje. Varios d√≠as antes de los concursos lavo los ejemplares con un champ√ļ neutro para ni√Īos, introduci√©ndolos hasta el cuello en un recipiente con agua tibia durante 15 √≥ 20 segundos. Posteriormente les doy con una brocha suave por todo el plumaje, en el sentido del crecimiento de las plumas. Despu√©s los enjuago y seco con papel absorbente. Es muy importante tener cuidado con la temperatura ambiental en el momento que lavamos los p√°jaros, ya que corremos el riesgo de que mueran por hipotermia. Yo aconsejo meterlos unos minutos en una jaula enfermer√≠a hasta que se hayan secado el plumaje. El lavado del plumaje del p√°jaro nunca debe hacerse el mismo d√≠a o el d√≠a previo al concurso, sino varios d√≠as antes, ya que una vez el plumaje est√° limpio, necesitar√° de unos d√≠as para que √©ste adopte una perfecta posici√≥n, brillo y adherencia al cuerpo.
 
OTRAS CONSIDERACIONES:
 
Unos dos meses antes de los concursos tendremos que repasar uno a uno el plumaje de nuestros pájaros. Revisaremos si hay plumas partidas, y en ese caso las arrancaremos para que le salgan nuevas. Pondremos especial atención en los ejemplares de factor, sobre todo en los mosaicos, que suelen presentar en muchas ocasiones la zona de los hombros sin pigmentar. Habrá que arrancarle esas plumas de color naranja o amarillentas, para que crezcan con el color adecuado y no sean penalizados en lipocromo.
Si por cualquier raz√≥n los p√°jaros presentan pico o u√Īas largas, habr√° que recort√°rselas con un corta√ļ√Īas o tijeras, pero con cuidado de no da√Īar dichas partes y de realizar el corte en el sentido del crecimiento de la u√Īa, de tal forma que no quede un corte antiest√©tico.
 
 
LOS D√ćAS PREVIOS AL CONCURSO:
 
En los d√≠as previos al concurso, una vez el plumaje del p√°jaro est√° perfectamente limpio, no debemos aportarle ba√Īeras el mismo d√≠a ni el d√≠a previo al concurso. Nuestro esfuerzo se debe centrar en que el plumaje llegue lo mejor posible al concurso, para lo cual debemos retirar de la jaula cualquier tipo de alimento que pueda manchar el plumaje del p√°jaro: fruta, verduras, comederos interiores con pasta pigmentante etc.
No debemos hacer nada al p√°jaro que antes no hayamos probado. He visto en m√°s de una ocasi√≥n p√°jaros con el plumaje estropeado porque poco antes del concurso el criador le ha dado un ba√Īo con agua con glicerina, o con cualquier otro remedio casero por que se lo ha recomendado alg√ļn amigo. Los experimentos se hacen en el mes de septiembre, nunca en los d√≠as previos al concurso.
 
Estos son los pasos que yo sigo a la hora de preparar a mis pájaros para los concursos. Como habréis podido comprobar, no hay secretos ni fórmulas mágicas, al menos yo no las conozco. Creo mucho más en seguir una rutina y hacer un gran esfuerzo por mantener bien cuidados a nuestros pájaros. Espero; no obstante, haberos podido ayudar con mis consejos, sobre todo dirigidos para aquellos criadores que están empezando.
 
 

LA TEMPORADA DE CR√ćA:

 

El período de cría junto  con la temporada  de concursos se constituye como el momento cumbre de nuestra afición.  Durante varios meses, nuestras aves realizarán una de las principales funciones que tienen como seres vivos: la reproducción. La afición a la ornitología deportiva cobra su mayor sentido en la fase de reproducción de nuestros ejemplares, ya que serán los sujetos obtenidos y debidamente anillados los que estarán permitidos para ser presentados a concurso, requisito imprescindible y que garantiza el bienestar de nuestra afición.

Cuando llega este momento, nuestros esfuerzos se multiplican, as√≠ como las atenciones que dedicamos a nuestras aves.¬† Una gran parte de los aficionados nos entusiasmamos con la llegada de esta etapa de cr√≠a, y dicho entusiasmo nos hace debatir y compartir opiniones con los dem√°s compa√Īeros de afici√≥n, de asociaci√≥n, de foros de ornitolog√≠a etc sobre cu√°les son los m√©todos m√°s id√≥neos para criar, cu√°ndo es el mejor momento para emparejarlos, qu√© pasta de cr√≠a debemos utilizar etc. En este caso, creo que vale recordar un conocido refr√°n; ‚Äú cada maestrillo tiene su librillo ‚ÄĚ y nada mejor que recordarlo a prop√≥sito de este art√≠culo sobre la Cr√≠a; porque en las l√≠neas que a continuaci√≥n se exponen, muestro los diferentes aspectos o maneras de que c√≥mo yo afronto el desarrollo de la cr√≠a, sin que mis procedimientos deban ser considerados como universales o v√°lidos, ya que en unos estar√©is de acuerdo y en otros no. Sin embargo; la divulgaci√≥n de esta informaci√≥n sobre la cr√≠a puede ayudar a los m√°s noveles, los cu√°les pueden obviar algunos aspectos fundamentales en los que no podemos fallar a la hora de poner a criar a nuestros p√°jaros. Por eso, el mejor consejo que podemos dar cuando hablemos sobre la temporada de cr√≠a, es decir que cada uno debe utilizar aquellos m√©todos que les han funcionado en otros a√Īos, sin dejarse llevar por modas, por productos que en un momento dado tienen una gran promoci√≥n o est√°n de moda etc.

 

 

CU√ĀNDO COMIENZA LA TEMPORADA DE CR√ćA:

 

Si entendemos por temporada de cr√≠a el momento en el que emparejamos nuestros ejemplares, hay que decir que dicho momento depende de varios factores: de la climatolog√≠a del lugar o zona d√≥nde est√©n ubicados los p√°jaros. As√≠ en el sur de Espa√Īa suele hacer mejor tiempo que en el norte, por lo que en l√≠neas generales, y en condiciones normales, se suele empezar a criar antes en el sur que en el norte de Espa√Īa. La tradici√≥n dice que los p√°jaros se emparejan sobre el 19 de marzo, en el d√≠a de San Jos√©. La verdad es muy distinta, ya que una gran parte de los criadores, actualmente emparejamos y comenzamos la temporada de cr√≠a en funci√≥n de otros factores, como la climatolog√≠a, pero tambi√©n en funci√≥n de la temporada de concursos etc.

De esta manera, podemos ver como ya en Enero hay muchos criadores que han comenzado la temporada de cr√≠a, aunque para ello, como norma general hayan tenido que ‚Äúayudar ‚ÄĚ a sus reproductores a entrar en celo; aumentando las horas de luz, proporcion√°ndoles vitamina E etc.

Conociendo la forma o los métodos  a través de los cuáles podemos manipular el comienzo de la cría, generalmente para adelantar su comienzo, podemos comenzar en Enero, Febrero, es decir, antes de la llegada de la primavera que biológicamente marca el inicio del período reproductor de nuestras aves.

En este caso, cada cual eligirá el momento de comenzar a criar, dependiendo de distintas razones. Personalmente yo comienzo a criar a partir de de la segunda semana de febrero. En Andalucía, por esas fechas ya suele hacer buen tiempo, aunque para haber llegado a un buen estado las parejas reproductoras es imprescindible aumentar las horas de luz.

Si tuviera que recomendar una fecha para comenzar a criar,  sin decir una concreta, simplemente aconsejaría no empezar demasiado pronto, ya que son muchos los inconvenientes con los que nos podemos encontrar:

Escaso encelamiento de los reproductores, o de uno de los miembros de la pareja, lo que conllevaría peleas entre ambos, infertilidad de los huevos en caso de no estar preparado el macho etc. Frecuentemente nos podemos encontrar con hembras que ponen huevos pero que abandonan con frecuencia el nido y dejan sin incubar los huevos. Y otra serie de conductas anómalas, sobretodo en las hembras.

Frecuentemente, tras un comienzo muy temprano de la cría, tras días de tiempo apacible durante el mes de enero, suelen venir días fríos, lluviosos, de temporal etc que suelen trastornar a los ejemplares, bajarle el celo o hacer que presenten conductas anómalas para una adecuada reproducción.

Por estas razones, recomiendo tener paciencia y no cometer el error de empezar demasiado pronto, y sufrir las citadas consecuencias y el desperdicio de una gran parte de las nidadas por escasa fecundidad, o por las citadas conductas anómalas de alguno de los reproductores.

Si bien el comienzo explícito de la temporada de cría llega en las fechas indicadas, cercanas a la llegada de la primavera, considero que el comienzo de dicha temporada de cría se inicia mucho antes, justo cuando decidimos qué ejemplares de los que hemos criado, nos van a servir de reproductores.

 

SELECCI√ďN DE LOS REPRODUCTORES:

 

Normalmente cuando los pájaros han terminado de mudar y muestran el plumaje definitivo de ejemplares adultos, es cuando comenzamos a seleccionarlos, prestando especial interés en aquellos pájaros que por sus características fenotípicas más se asemejan al estándar. De esa forma, nos solemos quedar para criar con los mejores ejemplares y nos desprendemos del resto. Aunque es necesario hacer un paréntesis en esta norma y decir que en muchas ocasiones seleccionamos para criar ejemplares de trabajo, que no cumplen las exigencias del estándar pero que son imprescindibles para continuar nuestra línea de selección.

            Esta selección llevada a cabo en nuestro aviario marca el inicio del siguiente período reproductor. He de decir también, que sería conveniente sumar otros criterios de selección de nuestros futuros reproductores, teniendo en cuenta otros factores como la salud de los ejemplares, el comportamiento durante la cría de sus progenitores, el porcentaje de fecundidad etc. En este caso debemos reflexionar y caer en la cuenta de que en algunas ocasiones, caemos en el error de seleccionar ejemplares que aun siendo óptimos fenotípicamente, no tienen una buena salud, o están embolados, con poca actividad… Es importante tener en cuenta que si un pájaro no está en plenas facultades de salud, por  muy bueno que sea no nos criará o criará mal, no fecundará o incluso morirá durante la temporada de cría. Por esta razón, llevar a cabo una adecuada selección de nuestros ejemplares para la reproducción teniendo en cuenta también su estado de salud, considero que es factor que influirá de manera determinante en el éxito o fracaso de nuestra temporada de cría.

 

COMIENZO DE LA¬† PREPARACI√ďN PARA LA CR√ćA: A PARTIR DE DICIEMBRE

 

Una vez tenemos más o menos claro los ejemplares que vamos a utilizar en la reproducción, es importante comenzar a prepararlos para la cría. Yo comienzo a preparar en diciembre  a las hembras seleccionadas para tal fin. Una vez concluido el Campeonato Nacional, administro a las hembras una dieta muy rica que le debe proporcionar las reservas necesarias para afrontar la temporada de cría.

Principalmente lo que hago es administrarles de forma diaria pasta de cría, de la misma marca que van a utilizar durante el período reproductor. Varias veces en semana pongo junto a la pasta de cría semillas remojadas.

A parte de la mixtura que comen diariamente, les proporciono 3 ó 4 veces a la semana avena y perilla que comerán a voluntad. Administro también casi diariamente naranja, la cual pongo partida en dos mitades y las devoran hasta tal punto que se comen hasta la cáscara. De igual forma procedo a poner huevos duros, partidos por la mitad, incluida la cáscara. Y también trozos de pan duro. No debe faltar el hueso de jibia.

De esta forma; con el huevo duro, el pan, la naranja, semillas, pasta etc conseguimos que las hembras adquieran esa capa de grasa brillante en el abdomen y por debajo del cuello que nos garantiza la salud de las mismas y su adecuada preparación para la temporada de cría.

Durante este período debemos ser especialmente cuidadosos con la intensidad lumínica que tengamos en el aviario, así como en la cantidad de horas de luz. Si tenemos excesivas horas de luz podemos provocar que las hembras adelanten su puesta, poniendo huevos antes de ser emparejadas, lo que supone un desgaste innecesario y que puede pasar factura durante la temporada de cría.

 

ENERO: UTILIZACI√ďN DE TRATAMIENTOS PREVENTIVOS

 

El mes o meses previos al comienzo de la cr√≠a, es el per√≠odo utilizado por la mayor parte de los criadores para administrar a sus p√°jaros tratamientos preventivos que garanticen una adecuada ‚Äúpuesta a punto‚ÄĚ de los ejemplares seleccionados para la reproducci√≥n.

Son muchos y muy variados los tipos de tratamientos preventivos que unos y otros criadores utilizan antes de comenzar la cr√≠a. Todos ellos suelen tener un patr√≥n en com√ļn, suelen estar compuestos por antibi√≥ticos, para prevenir enfermedades bacterianas, de sulfamidas, para prevenir enfermedades como la coccidiosis, vermicidas, antif√ļngicos etc.

Todos ellos responden a la necesidad y al dicho popular empleado por gran parte de los criadores: ‚Äú voy a limpiar los p√°jaros ‚ÄĚ.

Durante muchos a√Īos yo he procedido de la misma forma. Verdaderamente no me fue mal, aunque nunca los resultados obtenidos en la cr√≠a fueron plenamente satisfactorios. Puestos a analizar la situaci√≥n, con la intenci√≥n de ‚Äúlimpiar‚ÄĚ los p√°jaros, nuestros pobres animalillos se pasaban semanas sin beber agua limpia, siendo sometidos a tratamientos de forma prolongada y de diversos tipos.

Durante a√Īos he sido un ‚Äú defensor ‚ÄĚ de la utilizaci√≥n de este tipo de productos como preventivos para el inicio a la cr√≠a. No faltaban en mi preparaci√≥n para la cr√≠a, la utilizaci√≥n de productos como la enrofloxacina, Esb 3 etc, todos ellos productos muy eficaces cuando se saben utilizar en el momento y dosis adecuada.

Pero como casi todos los criadores, pasamos por etapas en nuestros m√©todos de cr√≠a, en nuestras costumbres, en nuestro proceder. Guiado por una actuaci√≥n para m√≠ mucho m√°s l√≥gica: medicar s√≥lo cuando un p√°jaro est√© enfermo, me hizo cambiar mi proceder en la manera de preparar mis p√°jaros para la cr√≠a, abandonando la idea de utilizar todos esos tratamientos preventivos. Digamos que cambi√© mi forma de pensar, pasando de proceder, de ‚Äúlimpiar los p√°jaros‚ÄĚ a medicar √ļnicamente cuando est√°n enfermos, siguiendo a ser posible, el consejo de un profesional, de un veterinario con experiencia en el tratamiento de las aves.

De esta forma, actualmente lo que hago es enviar unas muestras de heces a analizar unos meses antes de iniciar la cr√≠a, y seg√ļn el diagn√≥stico y tratamiento recomendado por el veterinario, administro lo que √©ste me ha recomendado. De esta forma he podido comprobar varias cosas: La primera de ellas es que en los an√°lisis normalmente dan como resultado que nuestros p√°jaros tienen algo. La segunda es que una vez conocido el tratamiento recomendado en funci√≥n del diagn√≥stico realizado por el veterinario, me doy cuenta de que sobran la mayor parte de los productos que antes utilizaba de forma preventiva.

Desde que utilizo esta forma de proceder, los resultados en la cría han sido mucho más satisfactorios, obteniendo en la temporada 2009 los mejores resultados de cría, en porcentajes de pájaros criados por pareja que nunca haya tenido.

El √ļnico producto que utilizo unas semanas antes de emparejar a los canarios son las Vitaminas, administrando un producto que aporte Vitamina E, esencial para ayudar a los p√°jaros a entrar en celo e incluso aumentar la fecundidad. En los √ļltimos a√Īos he utilizado concretamente la Vitamina E, Chelovit, de la casa Inog√°n, producto con el que he obtenido un alto porcentaje de fecundidad.¬†

 

UBICACI√ďN DE LOS REPRODUCTORES ANTES DE LA CR√ćA:

 

Cuando hemos terminado los concursos y comenzamos a preparar los reproductores seleccionados, es muy importante tener en cuenta donde los alojamos. Yo separo a los machos, de forma que queda cada uno ubicado en la jaula en la que realizar√° la cr√≠a. He tenido la experiencia de, por falta de espacio, ubicar a varios machos en la misma jaula. El encelamiento de esos machos ha provocado continuas peleas. La pugna por la territorialidad, ha tenido como consecuencia la supremac√≠a del macho dominante o del macho m√°s fuerte, que ha llegado en ocasiones incluso a herir a otros machos. He tenido la experiencia de que los machos vencidos, una vez emparejados con su hembra, se han quedado ‚Äúacobardados o sometidos‚ÄĚ al macho dominante, el cual sigue intentando establecer su supremac√≠a desde otra jaula mediante el canto. Algunas veces, esos canarios vencidos, sometidos, no han sido buenos reproductores, obteniendo puestas con todos los huevos sin fecundar. Por esta raz√≥n, recomiendo separar los machos.

Las hembras las alojo en voladeras o jaulas de metro, en el lugar de la habitación donde menos iluminación haya, normalmente en las jaulas y voladeras situadas a menor altura, con la intención de conseguir retardar el celo hasta el momento en el que los machos estén plenamente preparados.

 

 

 

 

ILUMINACI√ďN ARTIFICIAL:

 

En la temporada de cría un aspecto muy importante es la utilización de la luz artificial. La época de reproducción coincide con la estación primaveral, momento en el que aumentan las horas de luz diarias, factor determinante en el encelamiento de nuestros reproductores. En muchas zonas, por razones climatológicas principalmente, es conveniente adelantar el comienzo de la temporada de cría. Esto se puede conseguir fácilmente aumentando de forma progresiva las horas de luz en nuestro aviario, lo que provocará un encelamiento más prematuro de las parejas reproductoras. Recomiendo en este caso, encelar antes a los machos, lo que se consigue fácilmente resguardando a las hembras del aumento de luz al que estamos sometiendo a los machos. Una vez éstos se encuentren preparados, ubicaremos a las hembras en similares condiciones lumínicas que los machos y en pocos días estarán dispuestas para la reproducción.

Para aumentar de forma progresiva la luz se pueden utilizar relojes o programadores de luz. Los mejores son aquellos que simulan el efecto amanecer y anochecer , algo que es muy importante, sobre todo cuando las hembras están incubando o con crías en el nido.

 

EL LIBRO DE CR√ćA:

 

El libro de cr√≠a es una herramienta de m√°xima importancia. Hay muchos tipos de hojas o libros de cr√≠a. En ellos podemos encontrar informaci√≥n de diversos tipos: identificaci√≥n de la pareja reproductora, n√ļmero de huevos puestos, fecha de comienzo de la incubaci√≥n, fecha del nacimiento, incidencias, muertes, n√ļmero de anillas etc.

Lo verdaderamente importante, independientemente del libro de cr√≠a que utilicemos, es tener bien anotadas e identificadas las parejas reproductoras, por n√ļmero de jaula o pareja, anotar bien el n√ļmero de anilla y a la pareja que pertenece, y llevar un adecuado control de la fecha de eclosi√≥n de los huevos y del momento del anillado. Yo, aunque tengo mi propio libro de cr√≠a, suelo dar m√°s utilidad, por falta de tiempo, a un almanaque de tama√Īo grande, en el que anoto en cada d√≠a el n√ļmero de la pareja a la que ese d√≠a le nacen sus polluelos. Y una lista o tabla de control, sencilla, en la que aparece el n√ļmero de anilla, el n√ļmero de pareja y la denominaci√≥n o tipo de p√°jaro. Independientemente de los gustos personales, lo esencial es llevar un exhaustivo control de nuestro aviario.

 

EL COMIENZO DE LA CR√ćA:

 

Una vez estimo que los reproductores están preparados, procedo a juntar el macho con la hembra. Tal como dije anteriormente, los machos los he tenido independientes en la jaula donde realizarán la cría. Si el tipo de jaula me lo permite, suelo colocar una o dos semanas antes en la misma jaula a la hembra, separados por la rejilla. La observación de la actitud de ambos progenitores nos debe servir para quitar la rejilla en el momento adecuado.

Una costumbre bastante generalizada es la de juntar a todas las parejas el mismo día. Yo no lo hago así, pues esto provoca que algunas parejas que no están aun preparadas muestren conductas agresivas, que puede poner en peligro a alguno de los reproductores. Es por lo que, tras una adecuada observación de las parejas, las voy uniendo conforme creo que van estando preparadas, de tal forma que puede haber diferencias de semanas entre unas y otras en el momento de unirlas.

Una vez ambos progenitores están en el mismo habitáculo, podemos decir que comienza la cría. En este momento, la paciencia es la mejor de las virtudes, pues no podemos caer en el error de impacientarnos y cometer errores como separarlos, cambiar las parejas etc.

Estamos en el momento previo a la consecución de la primera puesta.

 

LA ¬†PRIMERA PUESTA: INCUBACI√ďN Y RETIRADA DE LOS HUEVOS:

 

En el comienzo de la primera puesta podremos observar como unas parejas se acoplan mejor o de forma m√°s r√°pida que otra. Poner material para la construcci√≥n del nido nos puede ayudar a observar el estado de encelamiento de la hembra, la cual como norma general, en un primer momento lo desperdiciar√° en su totalidad, quedando la jaula sucia y llena de pelo por todos lados. Es por lo que recomiendo no administrar mucho material en un primer momento, y esperar unos d√≠as, a que la hembra lo utilice para construir el nido. Llegado ese momento, hay que a√Īadir todo el que sea necesario, pues de lo contrario podemos correr el riesgo de que la hembra arranque plumas al macho, sobre todo las de la cola, lo que puede tener como consecuencia que el macho entre en un estado de estr√©s y debilitamiento que puede hacer que la puesta tenga los huevos sin fecundar.

Una vez la hembra ha realizado el nido, sus visitas a √©ste ser√°n cada vez m√°s frecuentes, hasta el d√≠a en el que pone el primer huevo. Desde ese d√≠a, cada huevo que ponga la hembra, lo sustituiremos por otro parecido de pl√°stico, y as√≠ sucesivamente hasta que termine de poner huevos, d√≠a en el que quitaremos del nido los huevos falsos y colocaremos todos los aut√©nticos que le hemos ido quitando. De esta forma garantizamos que todos los polluelos nazcan el mismo d√≠a, circunstancia de m√°xima importancia, ya que de nacer uno cada d√≠a, las posibilidades de que los m√°s peque√Īos salgan adelante, se reducen considerablemente.

Los huevos auténticos que quitamos del nido hay que guardarlos en un lugar seguro, libre de accidentes, donde no le de la luz del sol etc. Si los huevos vamos a tenerlos guardados más días de lo normal, es conveniente rotarlos o cambiarlos de posición.

A los trece días completos de incubación nacen los polluelos, aunque es bastante frecuente ver cómo algunos pollos nacen a los 14 ó incluso 15 días de incubación. Esto suele ocurrir principalmente en los momentos de la cría en los que hace mucho frío, o en el caso de que la hembra haya abandonado el nido de forma frecuente, interrumpiendo por lo tanto la incubación. Una vez más en este caso, la paciencia es la mejor de las virtudes, y no debemos caer en el error de abrir nosotros el huevo, impacientes por la eclosión de los mismos. La mayor parte de las ocasiones comprobaremos que el pollo estaba vivo pero aun sin estar completamente desarrollado y por lo tanto no preparado para romper el cascarón. Un día o dos más de paciencia hubiesen bastado para que el nacimiento llegase a buen puerto.

Sin embargo tambi√©n hay ocasiones en los que, pasada la fecha prevista de eclosi√≥n, al romper el huevo comprobamos que el pollo est√° muerto, bien en su fase de embri√≥n o bien ya como feto, incluso a veces plenamente desarrollado. Si finalmente decidimos romper nosotros mismos el cascar√≥n, pasados ya alg√ļn d√≠a de la fecha prevista de nacimiento, podemos utilizar una sencilla prueba que nos permitir√° comprobar si el feto est√° vivo y por lo tanto as√≠ poder esperar alg√ļn d√≠a m√°s a que por s√≠ mismo eclosione.

El procedimiento consiste en introducir el huevo en un¬† vaso con agua tibia. Tras unos segundos flotando, si el feto est√° vivo notaremos unos peque√Īos movimientos del huevo. Por el contrario, si el huevo no se mueve lo m√°s m√≠nimo nos indicar√° que el pollo est√° muerto.

 

EL NACIMIENTO:

 

Pasado el d√©cimo tercer¬† d√≠a de incubaci√≥n, en condiciones normales eclosionar√°n los huevos, dando lugar al nacimiento de los polluelos, los cuales en un principio estar√°n h√ļmedos, mostrando el plum√≥n como mojado y adherido a la piel. Pasadas unas horas veremos que su aspecto ha cambiado, mostrando un denso plum√≥n, de diversas tonalidades en funci√≥n del tipo mel√°nico, concentrado principalmente en la zona de la cabeza y el dorso.

Previamente al d√≠a de la eclosi√≥n, es muy importante haber administrado a los padres la pasta de cr√≠a y dem√°s alimentos (br√≥coli, lechuga etc ) con la que van a criar a sus cr√≠as, de manera que est√©n acostumbrados a comerla y no la extra√Īen.

Como sabremos, seg√ļn nuestros apuntes, cu√°ndo va a nacer una nidada, procuraremos que no falte esa pasta de cr√≠a y dem√°s alimentos en el d√≠a del nacimiento, ya que son los primeros d√≠as de vida los m√°s cruciales y con los que m√°s cuidado hay que tener.

Algo muy importante a tener en cuenta es que la comida que utilicemos para que los padres empapucen a los polluelos, debe tener un alto contenido en humedad, ya que de recién nacidos, se deshidratan fácilmente por la falta de líquidos. Es importante también no administrar los primeros días una pasta excesivamente enriquecida con productos adicionales a la pasta que contengan un alto contenido en proteínas, debido a la dificultad que en los primeros días pueden tener para digerirlas.

 

EL ANILLADO:

 

A los 6 √≥ 7 d√≠as de vida, tendremos que anillar a los p√°jaros. Es muy importante hacerlo de la forma correcta y con cuidado, para no da√Īar la pata del p√°jaro. Una vez anillados, habr√° que prestar especial atenci√≥n a que los padres no intenten quitar la anilla a sus cr√≠as, lo que suele llevar como resultado que √©stas caigan fuera del nido y terminen muriendo de fr√≠o. Especial cuidado debemos tener aquellos criadores que anillamos con anillas de colores, ya que son mucho m√°s llamativas.

 

LA ALIMENTACI√ďN DURANTE LA CR√ćA:

 

Hay muchos libros publicados sobre la materia, donde se explica c√≥mo debe ser la alimentaci√≥n durante el per√≠odo de cr√≠a, basados en los estudios sobre la nutrici√≥n de las aves en general o de nuestros canarios de forma m√°s concreta. Yo me limitar√© a exponer mi experiencia y mi proceder durante estos d√≠as tan cruciales en la vida de nuestros canarios, sin que dicha experiencia deba suponer el ejemplo a seguir, pues el gran n√ļmero de criadores de canarios que existe hoy d√≠a, es proporcional al n√ļmero y la variedad de m√©todos que cada uno utilizamos, y cada cual debe ser fiel a su proceder si √©ste le da √≥ptimos resultados.

La alimentaci√≥n durante los 5 √≥ 6 primeros d√≠as de vida: La base de la alimentaci√≥n de los noveles es la pasta de cr√≠a. Yo utilizo concretamente la pasta seca de la marca C√©d√©. Esta pasta, que tiene un alto contenido en prote√≠nas, es muy seca, por lo que es recomendable humedecerla. Yo lo hago directamente con agua, con un pulverizador, removiendo la pasta hasta que alcanza el grado de humedad y densidad deseado. Posteriormente a√Īado br√≥coli picado, en una proporci√≥n de un 30 √≥ 40 % con respecto a la cantidad de pasta. Y finalmente, a√Īado una peque√Īa parte de la misma marca de pasta, pero m√≥rbida, lo que garantiza que la pasta mantendr√° durante m√°s tiempo la densidad y humedad que tiene reci√©n hecha. De tal forma que la composici√≥n queda en torno a un 50 % de pasta seca, 30 √≥ 40 % de br√≥coli picado y 10 √≥ 15 % de pasta m√≥rbida. A 1 Kg de pasta as√≠ preparada, a√Īado 10 gr del producto Quiko Plus y 5 gr de Quiko Forte. Adem√°s a√Īado 10 gr del probi√≥tico Levolac, de la casa Inog√°n.

De todos estos elementos, para mí el fundamental es el brócoli picado, no ya por las propiedades del brócoli, que son muchas, sino más bien por que un alto contenido en brócoli en la pasta, asegura un adecuado contenido en humedad, la cual se mantiene durante más tiempo que si simplemente humedecemos la pasta con agua o con cous cous (se secan antes ), y también por que los reproductores comen mayor cantidad de pasta, lo que hace que a su vez los pollos reciban más comida.

 

Aproximadamente, a partir de la semana de vida, a√Īado a la mezcla anteriormente explicada, semillas germinadas. A veces, por falta de tiempo, a√Īado semillas remojadas, aunque noto que los resultados son m√°s √≥ptimos con el germinado.

Por las tardes, coloco un comedero con avena y perilla al 50 % que los padres devoran para posteriormente embuchar a sus polluelos. (esto sólo a partir de la semana de vida).

 

SUPLEMENTACI√ďN MEDIANTE AGUJA:

 

Algo que muchos criadores suelen hacer y en ocasiones de forma rutinaria, por norma, es suplementar o embuchar a los polluelos con papillas de cr√≠a a trav√©s de una jeringa y aguja. Hay casos de criadores que lo toman por norma, y diariamente embuchan a todos los polluelos, independientemente de que est√©n mejor o peor alimentados por los padres. Personalmente pienso que hay que hacer un uso adecuado de este tipo de papillas y de este procedimiento de embuche. Yo s√≥lo lo utilizo en el caso de cr√≠as mal alimentadas por los padres, o de alg√ļn polluelo que se ha quedado atr√°s con respecto al resto de la nidada y corre peligro su vida.

Si por el contrario tomamos esta forma de proceder como rutina, y embuchamos a los pollos a trav√©s de la jeringa de forma diaria, podemos obtener m√°s perjuicios que beneficios: Cuando utilizamos la aguja de embuchar, corremos el riesgo de transmitir enfermedades contagiosas de una a otra nidada. No hay que olvidar que en muchas ocasiones los reproductores dejan de dar de comer a sus polluelos por estar enfermos. Nosotros al suplementarlos, sin darnos cuenta, transmitimos la enfermedad de unos a otros. Tambi√©n se da el caso de nidadas que se desarrollan bien, pero con uno de los hermanos que de forma progresiva se va quedando m√°s peque√Īo. Normalmente pensamos en suplementar su alimentaci√≥n mediante la jeringa porque creemos que su lento desarrollo se debe a una escasa alimentaci√≥n, a que recibe menos alimentaci√≥n que los hermanos. Podemos pensar en la posibilidad de que quiz√°s su desarrollo sea m√°s lento porque est√° enfermo, y no por recibir menos alimentaci√≥n. Al utilizar la jeringa con estos sujetos menos desarrollados y enfermos, transmitimos la enfermedad al resto de la nidada, ya que solemos tener la mala costumbre de aprovechar la situaci√≥n para darle algo de papilla al resto de la nidada.

Además, aun teniendo la suerte de no transmitir enfermedades de unas a otras nidadas, estamos molestando a las parejas reproductoras, con el riesgo que ello conlleva, y lo que es peor, poco a poco conseguimos que los padres vayan dando de comer con menos frecuencia a su nidada, ya que se puede dar el caso de que los padres vayan al nido a empapuzar a sus polluelos y se encuentren con que éstos no abren los picos, ya que previamente nosotros los hemos saciado con la jeringa, suponiendo además un riesgo para la salud de los padres, que no han podido regurgitar el alimento que previamente han tomado.

 

EL DESTETE:

 

En la tercera semana de vida, con los noveles completamente vestidos, procedo a la separación de la nidada de los padres. Coloco el separador, dividiendo la jaula en dos partes. En una de ellas dejo a la pareja reproductora, con un nuevo nido y material para hacer el nido, algo que no debemos descuidar por que sino provocaremos que la hembra quite las plumas a los polluelos, pudiendo llegar a morir.

En la otra parte de la jaula coloco el nido, colgado de la rejilla divisoria. De esta forma, los padres podrán dar de comer fácilmente a sus crías a través de la rejilla. Ayuda poner un palillo en la parte de los padres, a la altura en la que está el nido, de esa forma la labor de dar de comer a través de las rejillas es mucho más cómoda.

Pasados unos días, en torno a las 4 semanas de vida, las crías comenzarán a explorar la jaula. Es el momento en el que comienzan a realizar conductas imitativas y de aprendizaje, digamos que están en el momento de aprender a comer. Por esas fechas, si la hembra ha terminado ya de poner los huevos de la segunda puesta, pasaremos el macho al compartimento de las crías, y éste las terminará de criar, al mismo tiempo que ellos aprenderán del padre las conductas que le permitirán sobrevivir.

Para facilitar a los noveles esa labor de aprendizaje, es conveniente poner la comida a su alcance, en comederos interiores y f√°cilmente accesibles.

Otro de los momentos cruciales en el destete es el momento en que de forma definitiva separamos a las crías de los padres. No aconsejo separarlos en un momento determinado, a unos días concretos del nacimiento. Más bien lo que yo hago es decidir el destete definitivo cuando observo que saben comer por sí solos y no necesitan de la presencia del padre para seguir nutriéndose. Es entonces el momento de separarlos a otra jaula, normalmente a jaulas más grandes. En esas jaulas, la presencia de otros noveles más adelantados en su desarrollo y que sepan comer, puede ayudar a los recientemente destetados a seguir con sus conductas imitativas y de aprendizaje, lo que nos garantizará un mayor porcentaje de éxito en el destete, fase en la cual, si cometemos el mínimo error, si separamos antes de tiempo a las crías, las condenaremos de forma irremediable a  su muerte.

 

LAS SIGUIENTES PUESTAS:

 

La segunda puesta y las sucesivas comienzan en el mismo momento que separamos a la nidada de sus padres. El momento de separación de los pollos, mediante la rejilla, como he explicado anteriormente, es muy importante. Si los separamos demasiado pronto, corremos el riesgo de perder a la nidada. Pero si los separamos demasiado tarde, es muy posible que los padres, ocupados en el cuidado de las crías, olviden de hacer los deberes reproductores, corriendo el riesgo de que en la siguiente puesta los huevos no estén fecundados.

Si la hembra llega a poner los huevos o incluso incubarlos, compartiendo el mismo habitáculo con la anterior nidada, lo normal es que los polluelos hagan sus deposiciones sobre los nuevos huevos, o incluso a picarlos o romperlos, impidiendo así un correcto desarrollo de la puesta.

 

EL FINAL DE LA TEMPORADA DE CR√ćA:

 

Frecuentemente nos preguntamos: ¬Ņ hasta cuando puedo seguir criando? ¬Ņcu√°ntas puestas puedo hacerle a mis p√°jaros? No hay una respuesta concreta. Aconsejo comenzar la puesta y terminarla en funci√≥n de las condiciones clim√°ticas. En el sur de Espa√Īa, y m√°s concreto en la provincia de C√≥rdoba donde vivo, no me planteo criar mucho m√°s all√° del mes de mayo o primera quincena de Junio debido a las altas temperaturas. Debemos evitar que nuestros reproductores entren en muda estando aun criando, y esta situaci√≥n se puede dar f√°cilmente en los lugares donde haya altas temperaturas y se alargue el per√≠odo de cr√≠a. En el norte de Espa√Īa o en zonas m√°s fr√≠as la temporada suele empezar m√°s tarde y como consecuencia prolongarse tambi√©n m√°s su finalizaci√≥n.

En cuanto al n√ļmero de puestas a realizar por las hembras, no sigo una regla concreta, pero no me gusta que mis hembras hagan m√°s de dos o tres puestas. Llevando una buena planificaci√≥n de la temporada de cr√≠a, es mucho m√°s rentable hacer dos o tres puestas con huevos fecundados y una buena media de nacimientos, que empezar muy pronto la cr√≠a, hacer 4 √≥ 5 puestas, estando parte de ellas sin fecundar.

 

Muchas más aspectos se podrían tratar sobre el período de cría, pero creo que estos son los más básicos que debemos tener en cuenta para tener una buena temporada reproductora. Sin pretender establecer unos criterios a seguir, he expuesto mi experiencia. Quizás con un poco de suerte sirva de ayuda a alguno de los lectores


 

 

LA MUDA Y LA PIGMENTACI√ďN EN LOS CANARIOS DE FACTOR ROJO:
 
 
Tras el per√≠odo de la reproducci√≥n, en el que las parejas seleccionadas para este fin ya han dado sus frutos, los canarios noveles del a√Īo, llega la √©poca o temporada de muda. Los p√°jaros al nacer muestran un plumaje inicial o de nido que difiere en mayor o menor medida, seg√ļn la especie, del plumaje que tendr√°n como ejemplares adultos una vez hayan finalizado su primera muda.
Es esta una fase o período de máxima importancia, sobre todo para aquellos pájaros que queramos presentar a los concursos. Debido a esta importancia, a continuación expongo mi experiencia y los aspectos que tengo en cuenta para que los ejemplares que he criado realicen una adecuada muda. Naturalmente, los diferentes criterios que en el citado artículo expongo no se constituyen como la norma a seguir, pues cada criador suele tener sus propios trucos, aunque tras leer este artículo los lectores convendrán en que coincidimos en más de una cuestión, sobre todo aquellos que como yo, se dediquen a la cría de canarios de factor rojo.
La principal premisa que se debe cumplir para que un ejemplar haga una muda sin contratiempos es que afronte este período en un perfecto estado de salud. Para que la salud del pájaro se encuentre en óptimas condiciones es imprescindible que tenga una adecuada alimentación y se encuentre en unas condiciones ambientales idóneas para el período que afronta.
ALIMENTACI√ďN:
 
En cuanto a la alimentación, cada criador administrará mixtura o alpiste sólo, en función de su propio criterio, aunque muchos criadores de canarios de color de lipocromo amarillo se abstienen de utilizar las semillas grasas por temor al efecto doré del lipocromo amarillo cuando ejemplar come un exceso de carotenoides. Partiendo de la premisa de que cada cual va a utilizar una alimentación a base de semillas, es importante centrarnos en otros alimentos que son importantes para el desarrollo de la muda en los canarios de factor rojo. Si bien es importante decir que la administración de semillas grasas como la linaza puede ayudar a la fijación de los pigmentos.
 
Durante la muda, debido a las altas temperaturas, es importante administrar alimentos variados y refrescantes como la fruta, o el pepino. Durante muchos a√Īos he puesto alimentos ricos en carotenoides como el pimiento rojo o la zanahoria, aunque no he constatado que haya diferencias significativas en la pigmentaci√≥n entre los ejemplares que han comido este tipo de alimentos y los que no. Aun as√≠, son alimentos que al ser ricos en carotenoides en mayor o menor medida ayudan a la pigmentaci√≥n de nuestros ejemplares.
 
Algunos de los alimentos ricos en carotenoides y que podemos aportar a nuestros canarios son los siguientes: el tomate, la zanahoria, el maíz, la yema de huevo, la espinaca, el pimiento rojo, algunas frutas, las algas etc. La spirulina tiene un poder pigmentante mayor que el de los alimentos citados, además de suponer un gran complemento alimenticio.
 
Los canarios mel√°nicos sintetizan las melaninas a trav√©s de unos amino√°cidos esenciales, tales como la tirosina etc. Durante varios a√Īos, administr√© durante la muda alimentos ricos en esos amino√°cidos esenciales y que participan de la s√≠ntesis de melaninas, sin notar que los resultados mejorasen a nivel de una mayor oxidaci√≥n mel√°nica ni nada parecido, por lo que en sucesivos a√Īos dej√© de administrar de forma extraordinaria este tipo de alimentos. Lo importante realmente es que no haya una limitaci√≥n de este amino√°cido para que se produzca correctamente la s√≠ntesis de las melaninas, pero conviene tener claro que una sobredosificai√≥n de tirosina no oxidar√° m√°s nuestros canarios.
LA PIGMENTACI√ďN:
 
A la hora de pigmentar, nuestra mayor preocupaci√≥n se debe centrar en administrar a nuestros ejemplares un pigmentante de calidad y en la dosis adecuada. Los pigmentantes utilizados son variados; no obstante los m√°s utilizados son la cantaxantina, el carofil , el betacaroteno, el pigmentante bogena etc. A lo largo de los a√Īos he utilizado diferentes tipos de pigmentos y a distintas dosis, llegando a varias conclusiones:

La primera de ellas es con respecto al betacaroteno, el cual siempre se ha dicho que tiene la propiedad de dar brillo al plumaje. Despu√©s de distintas pruebas he podido constatar, que el poder pigmentante del betacaroteno no s√≥lo es menor que el del carofil o la cantaxantina, sino que no he notado un mejor brillo en el plumaje de los p√°jaros tras su administraci√≥n. Por lo que en sucesivos a√Īos y hasta el d√≠a de hoy dej√© de usarlo. Esta al menos es mi experiencia.

¬†Para m√≠, la base de una buena pigmentaci√≥n la constituyen el carofil y la cantaxantina, los cuales desde hace a√Īos utilizo al 50% a una dosis de 15 gr por Kg de pasta. La cantaxantina, seg√ļn mi experiencia con los canarios mel√°nicos de la serie negra, aporta un color rojo m√°s oscuro, menos anaranjado. De todas formas, la composici√≥n y dosis de administraci√≥n de los pigmentos variar√° de un criador a otro, obteniendo √≥ptimos resultados con distintas composiciones y dosis, aunque en este caso yo aporto mi propia experiencia.

Otra cuestión que para mí es básica y que a veces produce confusión es tener claro, al menos en los canarios melánicos, que la cantaxantina aporta un plus de pigmentación al que el carofil no llega por sí sólo. Aunque el carofil es un pigmento derivado de la cantaxantina, y son considerados por muchos criadores como productos con el mismo poder pigmentante, mi experiencia me ha demostrado que el carofil y la cantaxantina no son lo mismo ni tienen el mismo poder pigmentante. Al menos en mi experiencia he observado diferencias notables entre aquellos ejemplares pigmentados con parte de cantaxantina y aquellos que fueron pigmentados sólo con carofil u otros pigmentos, aquiriendo un color rojo más oscuro y brillante en el plumaje de aquellos ejemplares en los que entre sus pigmentantes se encontraba la cantaxantina.

La bogena, mezclada con el carofil y la cantaxantina, aunque en un menor porcentaje con respecto a las dos √ļltimas tambi√©n me ha proporcionado √≥ptimos resultados en la pigmentaci√≥n del plumaje de los canarios mel√°nicos de factor rojo.


Es imprescindible que, independientemente del producto pigmentante que utilicemos, éste debe ser de calidad, de una marca que nos ofrezca garantías de calidad. En este caso yo pigmento con carofil y cantaxantina de la marca DSM ( anteriormente Roche ).

Otra cuesti√≥n de gran importancia es el medio a trav√©s del cual hacemos llegar el pigmento a nuestros canarios. Los dos medios posibles son mediante el agua de bebida o mediante la comida. Aunque hay opiniones de diferentes tipos al respecto del modo de administraci√≥n, yo recomiendo particularmente que se administre el pigmento a trav√©s de la comida, en particular a trav√©s de la pasta de cr√≠a. La administraci√≥n de los pigmentos en el agua har√° que se manchen el plumaje, que se ba√Īen en los bebederos, con la consiguiente descalificaci√≥n en futuros concursos. Adem√°s se puede producir una sobredosificaci√≥n, principalmente en verano, ya que los p√°jaros beben m√°s.


La administración en la pasta de cría me parece más recomendable y es la que yo utilizo obteniendo óptimos resultados. En cuanto al tipo de pasta a utilizar, hay diferentes opiniones al respecto. Lo normal es utilizar una pasta mórbida, que normalmente son algo aceitosas y con mayor contendido en grasas, lo que ayuda a la fijación de los pigmentos en el plumaje y su transporte a través del torrente sanguíneo hasta las bárbulas de la pluma. Yo utilizo una mezcla de pasta seca, más rica en proteínas y una pasta mórbida a razón del 50 % entre una y otra.

Algunos criadores recomiendan y yo así lo hago, que es bueno administrar en la pasta una cucharada de aceite, yo lo pongo de oliva, pero otros criadores lo usan de girasol, de germen de trigo etc ya que los carotenoides, al ser sustancias liposolubles, sólo se absorben en el intestino en presencia de ácidos grasos, por lo que la administración del aceite puede ser beneficiosa para una mejor fijación y transporte del pigmento en el plumaje.


Debemos de tener cuidado al administrar los pigmentos en la pasta ya que he observado que en ocasiones, los pájaros introducen las patas en los comederos de pasta ( en caso de ser comederos interiores ) lo que les produce en ocasiones lesiones o infecciones en las patas que les hace perder la oxidación en el caso de los canarios de la serie melánica negra.

Una muda realizada en penumbra ayuda también a que el lipocromo del canario se muestre con más intensidad y brillo, aunque este aspecto lo desarrollaré más adelante.

Aquellos ejemplares que se encuentren enfermos o se sometan frecuentemente a tratamientos con diferentes medicamentos, por lo general no asimilar√°n bien los carotenoides y por consiguiente no pigmentar√°n bien.

Es muy importante diferenciar el momento en el que se inicia la pigmentaci√≥n, seg√ļn hablemos de ejemplares intensos y nevados, los cuales se deben pigmentar desde el nacimiento, y los ejemplares mosaicos, que se pigmentan a partir de los 45 √≥ 50 d√≠as, para que las grandes plumas no se pigmenten, tal como exige el est√°ndar de color.

Por √ļltimo, no debemos precipitarnos a la hora de retirar el pigmento de la alimentaci√≥n de nuestros canarios una vez ha terminado la muda. Aunque el plumaje ya est√© renovado y la muda terminada, aconsejo seguir administrando los pigmentos hasta que termine la temporada de concursos, por si el ejemplar pierde alguna pluma √©sta le vuelva a crecer correctamente pigmentada. En este caso, no soy partidario de reducir la dosis del pigmento y s√≠ la frecuencia, la cual puede pasar de ser diaria a d√≠as alternos.
CONDICIONES AMBIENTALES DURANTE LA MUDA:
 
La mayor parte del per√≠odo de muda se realiza durante la estaci√≥n de verano, cuando por lo general en Espa√Īa y especialmente en el sur, las temperaturas son muy altas. Normalmente la recomendaci√≥n general es que los p√°jaros realicen la muda en cuartos con poca luz, en penumbra y a poder ser de temperatura fresca. En mi caso as√≠ lo hago, notando buenos resultados, llevando a cabo mis ejemplares una muda sin problemas y sin picaje, cuesti√≥n de gran importancia, ya que si se llega a producir este fen√≥meno entre nuestros ejemplares, se arrancar√°n entre ellos una gran cantidad de plumas, con el problema que ello conlleva, especialmente en los canarios mosaicos, donde la p√©rdida de las plumas remeras y timoneras que tienen del plumaje de nido, har√° que las nuevas est√©n pigmentadas, con la consiguiente penalizaci√≥n a la hora de ser enjuiciados. Para evitar el picaje, la oscuridad puede ayudar, ya que los p√°jaros en estas condiciones se mantienen menos activos. Colgar en las jaulas distintos materiales como cuerdas, jibias etc que ellos puedan picotear tambi√©n ayuda a evitar que se arranquen plumas entre ellos.
La oscuridad también es importante desde el punto de vista de la pigmentación, ya que los carotenoides se oxidan fácilmente con la luz, lo que puede repercutir en que el lipocromo del canario muestre una menor intensidad y brillo.
Aunque la recomendaci√≥n de mantener los p√°jaros en lugares frescos y con poca luz durante la muda es una cuesti√≥n generalmente aceptada, tengo que decir que conozco a compa√Īeros cuyos p√°jaros realizan la muda en voladeras al aire libre y obtienen igualmente buenos resultados, incluso con un adecuado lipocromo. Eso s√≠, argumentan que es imprescindible que en la voladera existan espacios permanentes de sombra, de tal manera que los p√°jaros s√≥lo se expongan al sol cuando ellos quieran, normalmente no se equivocan en el momento de tomar el sol.
¬†Obviamente aquellos ejemplares de la serie negra que est√©n expuestos al sol, ver√°n como las partes c√≥rneas adquieren una mayor oxidaci√≥n que en el caso de que la muda la hicieran en penumbra. Mi consejo es que los canarios de la serie negra no deben ser expuestos al sol. De esta forma, el grado de oxidaci√≥n que muestren en pico y patas, ser√° debido √ļnicamente a su potencial gen√©tico, lo que nos permitir√° llevar a cabo una mejor y m√°s fiable selecci√≥n de esas cualidades.
Además, una excesiva exposición al sol puede hacer que el lipocromo pierda el brillo que debe presentar el plumaje.

¬†En cuanto al habit√°culo donde los p√°jaros deben realizar la muda: lo ideal es que lo hagan en grandes voladeras, donde podr√°n ejercitar el vuelo, y precisamente el ejercicio har√° que los p√°jaros vayan renovando el plumaje de una forma m√°s r√°pida. En caso de no tener voladeras, las jaulas de metro o de dimensiones que nos sean muy peque√Īas pueden valer. Lo primordial es que , independientemente de las dimensiones de la jaula, no haya una gran densidad de p√°jaros en cada una de ellas, evitando el hacinamiento, el exceso de suciedad, el picaje‚Ķ.
 


 
Es muy importante que las condiciones higiénicas de las jaulas o voladeras sean buenas, mostrando especial cuidado en el suelo de las voladeras, en las rejillas… para evitar enfermedades que suelen aflorar con las temperaturas altas y como consecuencia de comer alimentos del suelo, mezclados con heces, o en el contacto con rejillas y palillos sucios etc.


En cuanto a la higiene del propio p√°jaro, es importante que pongamos frecuentemente a disposici√≥n de los p√°jaros recipiente o ba√Īeras donde los p√°jaros puedan ba√Īarse, lo que repercute en que los p√°jaros tengan un plumaje m√°s limpio y tambi√©n en que tiren la pluma con mayor rapidez.

Una vez concluida la muda, comienza la preparación de nuestros pájaros para los concursos, etapa en la que tendremos que poner especial cuidado en que nuestros ejemplares muestren el máximo esplendor en su plumaje, para lo que es necesario una serie de cuidados que son dignos de ser tratados de una forma más extensa y no en este artículo que está dedicado al período de la muda. Espero haber ayudado a los lectores al contar mi experiencia y los cuidados que administro a mis pájaros durante este período.
 
 



EL CANARIO √ĀGATA TOPACIO PLATA
Autor: Manuel C√°rdenas Teno. Juez de Color del CJA.

 

 
EL CANARIO √ĀGATA TOPACIO PLATA

 

El canario Topacio es una de las √ļltimas mutaciones aparecidas en los canarios, si bien la conocemos desde hace varias d√©cadas, a trav√©s de las cuales ha ido sufriendo una gran metamorfosis , quiz√°s aun sin concluir, y que la ha llevado hasta el aspecto que actualmente tiene. Conviene aclarar que dicha metamorfosis se ha producido no s√≥lo por la propia potencialidad de dicha mutaci√≥n para afectar el fenotipo, sino que la labor de selecci√≥n de los criadores ha ejercido un papel fundamental para conseguir que esta variedad de canario adopte la coloraci√≥n con la que los conocemos en la actualidad.

 


¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† 1. OR√ćGENES DEL CANARIO TOPACIO:

 

Seg√ļn diversos autores, la mutaci√≥n topacio aparece en Italia en la d√©cada de los 70. Tal como cita el autor Rafael Cuevas en su libro El Canario √Āgata ‚Äú estos canarios en un primer momento fueron denominados inos de melanina central, ya que proced√≠an del cruce de canarios negro-bruno rubino‚Ķ. Posteriormente se les dio el nombre de Topacio en referencia a una piedra preciosa de color amarillento y que fue propuesta por Michael Houze para separarlos claramente de los canarios inos (phaeos).‚ÄĚ

 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† El autor del libro ‚ÄúLa Magia del Color‚ÄĚ, D. Honorio Gimeno Pelegr√≠, nos explica en el citado libro que la mutaci√≥n topacio procede de canarios negros inos en la categor√≠a de intensos, los cu√°les fueron cruzados con pieles negras, surgiendo as√≠ canarios con una gran centralizaci√≥n de la melanina, por lo que uno de los principales art√≠fices de este trabajo, el Sr. Mario Ascheri, decidi√≥ llamarlos canarios de ‚ÄúMelanina central ‚ÄĚ. Si bien el propio autor y otros criadores consultados sobre el origen de dicha mutaci√≥n, manifiestan que el canario topacio es una mutaci√≥n que surgi√≥ de forma aleatoria, al igual que cualquier otra, de los canarios negros inos o incluso de los √°gatas ino.

           

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† 2. EL CANARIO √ĀGATA TOPACIO EN LA ACTUALIDAD

 

Independientemente del origen del canario topacio, ya que son diversas las versiones encontradas, lo que es verdaderamente indudable es el cambio que dicha mutaci√≥n ha ido sufriendo a lo largo de los a√Īos. Los primeros topacio, sobre todo los negros y √°gatas , presentaban un plumaje que difiere bastante de la que muestran esta variedad de canarios en la actualidad. El causante de dicha metamorfosis, no es otro que el propio trabajo realizado por los criadores de esta variedad. De esta forma podemos observar c√≥mo el canario topacio ha ido ganando en contraste y espectacularidad.

 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† En un principio los canarios √°gatas topacio mostraban el dise√Īo mel√°nico de un color amarronado, para despu√©s ir pasando por diferentes tonalidades de grises tras la incorporaci√≥n del factor de refracci√≥n. De tal manera que la tonalidad de la eumelanina ha ido variando ligeramente de unos ejemplares a otros, adoptando diferentes escalas de grises, m√°s o menos oscuro y alej√°ndose de la tonalidad de origen que le dio el nombre de topacio, en referencia al color amarillo y amarronado de la piedra preciosa que le dio nombre.

 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† La evoluci√≥n del topacio en los √ļltimos a√Īos, sobre todo en la serie mel√°nica √°gata, que es la m√°s adeptos tiene entre los criadores, ha hecho que la eumelanina del canario √°gata topacio evolucione hacia un color negro brillante y muy n√≠tido, adquiriendo estos ejemplares una gran espectacularidad, sobre todo porque dicho trabajo de oscurecimiento de la eumelanina, ha ido acompa√Īado de una fuerte reducci√≥n de la feomelanina, lo que ha llevado a estos canarios a mostrar un espectacular contraste entre el color negro del dise√Īo eumel√°nico y el color blanco de fondo. Naturalmente este tipo de selecci√≥n, al igual que es practicada por una parte de los criadores de topacio, no es aceptada por otros, que consideran que la tonalidad de la eumelanina del topacio no debe llegar al negro, adoptando un color m√°s gris√°ceo y por lo tanto menos oxidado.

 

 



3. COMPORTAMIENTO GEN√ČTICO DE LA MUTACI√ďN TOPACIO:

 

El comportamiento genético de la mutación topacio, es de carácter autosómico y recesivo sobre las melaninas clásicas y codominante sobre la mutación ino.

Esto quiere decir que para obtener canarios topacio, el gen para el topacio debe aparecer en los dos progenitores y sólo se manifestará en el fenotipo del ejemplar cuando éste sea homocigoto para el gen topacio, siendo portador de la misma mutación cuando dicho ejemplar sea heterocigoto para el gen del topacio.

 

¬†4. EL CANARIO √ĀGATA TOPACIO EN EL EST√ĀNDAR DE COLOR:

 

El estándar de color del Colegio de Jueces de Andalucía dice lo siguiente sobre el canario topacio:

 

‚ÄúLa mutaci√≥n topacio se caracteriza por modificar la producci√≥n de la eumelanina, concentrando √©sta alrededor del centro medular de la pluma y dejando el raquis m√°s despigmentado que en los cl√°sicos, apareciendo largos contornos claros sobre las grandes plumas as√≠ como en las plumas coberteras.‚ÄĚ

 

Efectivamente esa concentraci√≥n de la eumelanina al centro de la pluma es una de las principales caracter√≠sticas de los canarios topacio, de ah√≠ que tal como expuse al inicio del art√≠culo, en un principio se les denominase canarios de ‚Äúmelanina central‚ÄĚ. Como consecuencia de dicha centralizaci√≥n del dise√Īo, la periferia de las plumas adoptan un color claro, casi blanco en los ejemplares √°gata topacio. Continuando con el propio est√°ndar:

 

‚ÄúEsto hace que sean unos ejemplares con un lipocromo muy luminoso, caracter√≠stica a destacar en esta mutaci√≥n. Estos ejemplares dejan despigmentada casi en su totalidad las partes corneas, pico, patas, u√Īas y el raquis de las plumas. Los ojos son muy rojos al nacer, oscureci√©ndose a medida que van creciendo.‚ÄĚ

 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† La despigmentaci√≥n del raquis de las plumas se puede constituir como uno de los indicadores de que nos encontramos ante un canario topacio, en el caso de que tengamos duda o lo podamos confundir con otras variedades como el √°gata eumo o el √°gata pastel. Si bien el designar a un canario como topacio, en referencia √ļnicamente a la observaci√≥n de este indicador, nos puede llevar a confusi√≥n, por lo que es aconsejable tener en cuenta otros factores o caracter√≠sticas de los ejemplares topacio.

 

            Una de estas características y que diferencian al ágata topacio de otras variedades con las que la podamos confundir, es la extrema dilución que se produce en los bordes de las grandes plumas, apareciendo de un color muy diluido, prácticamente blanco. Dicha dilución se produce en el canario topacio de una forma muy irregular y poco simétrica, lo que la diferencia de las zonas diluidas que en la misma parte del plumaje presentan los canarios ágata pastel y ágata eumo.

  

Sobre el canario √°gata topacio el est√°ndar de color del CJA se√Īala:

 

‚ÄúEn los agatas el dise√Īo es parecido al cl√°sico, fino, estrecho y entrecortado, pero al concentrar la eumelanina en el centro medular de las plumas y dejar largos contornos diluidos, seria mas fino, estrecho y entrecortado que en los cl√°sicos, siendo mejores los que as√≠ sean. ‚ÄĚ

 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† La tendencia en los √ļltimos a√Īos, (en algunos criadores) fue en la direcci√≥n de conseguir ejemplares √°gata topacio de una gran espectacularidad, a base de conseguir un dise√Īo muy ancho, m√°s de lo que exigible para un canario √°gata. La espectacularidad de estos canarios, de melanina muy negra y ancha sobre un fondo muy claro o blanco, marc√≥ en ocasiones una tendencia a seleccionar estos canarios en esa direcci√≥n. Las diversas reuniones del colectivo de jueces, nos hizo llegar a la conclusi√≥n de que era necesario dejar muy claro en nuestro est√°ndar de color, que el canario √°gata topacio deb√≠a tener un dise√Īo fino y entrecortado, lo que en cierta manera ha frenado la tendencia de criar canarios √°gata barrados y hoy la selecci√≥n de una gran parte de criadores, est√° enfocada a conseguir un dise√Īo m√°s fino y entrecortado, tal como exige el est√°ndar.

 

Sobre la tonalidad de la melanina del canario ágata topacio también pueden surgir controversias. A este respecto nuestro estándar dice lo siguiente:

 

‚ÄúLa tonalidad de la eumelanina, pasa desde el gris claro hasta oscuro casi negro siendo mejores los que las tengan m√°s oscuras.‚ÄĚ

 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† En este caso, seg√ļn mi opini√≥n y la de algunos expertos criadores de esta variedad, ser√≠amos m√°s contundentes afirmando que el color de la eumelanina en el canario √°gata topacio debe ser negra y brillante.

 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† En cuanto a la distribuci√≥n del dise√Īo eumel√°nico en el plumaje del canario √°gata topacio nuestro est√°ndar establece que ‚Äúdeben estar bien marcados y definido, la estructura mel√°nica saldr√° unos mil√≠metros detr√°s del pico pasando por la cabeza, nuca, espalda, flancos y cola. Deber√° de tener bien definido los bigotes.‚ÄĚ

 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Los canarios topacio, sobre todo los √°gata, han ofrecido una especial resistencia a conseguir un correcto dise√Īo en la zona del cuello. De tal forma que p√°jaros bien marcados en cabeza en ocasiones no presentaban dise√Īo en el cuello. En muchas ocasiones el conseguir ese marcado en el cuello pasaba por obtener ejemplares muy oxidados, quiz√°s m√°s de lo permitido. Una vez m√°s, la selecci√≥n y el trabajo de los grandes criadores de esta variedad ha hecho posible la consecuci√≥n de ejemplares que presentan un correcto dise√Īo eumel√°nico en toda la librea del ejemplar.

 

            En otros aspectos como el lipocromo, las partes córneas etc dicho estándar establece que “el lipocromo en estos ejemplares debe ser limpio y luminoso….

Las partes corneas son de color carne y los ojos son granates, la intensidad del color va en funci√≥n al grado de oscuridad que tenga la eumelanina, si es muy oscura ser√°n mas oscuros, si es mas clara ser√°n mas claros, al igual que el raquis que tambi√©n queda casi desmelanizado.‚ÄĚ

 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Es muy importante tambi√©n se√Īalar los principales defectos que hay que tener en cuenta en esta variedad:

 

  • Dise√Īo excesivamente claro o confuso.
  • Dise√Īo excesivo, muy marcados, con barras continuas y anchas y eumelanina dispersa ensuciando el lipocromo.
  • Tendencia al pastel.
  • Excesiva presencia de feomelanina.

 



5. EL √ĀGATA TOPACIO PLATA:

 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Pr√°cticamente todo lo que he dicho anteriormente es aplicable al canario √Āgata Topacio Plata, el cual tiene la particularidad de la carencia de lipocromo. Es importante distinguir entre los canarios √°gata topacio plata dominantes y recesivos. Aunque hay diversas opiniones al respecto, no creo que se consigan mejores resultados cri√°ndolos en plata dominante o en recesivo. M√°s bien considero que aquellos que los cr√≠en en dominante deber√≠an tener en cuenta que dicho ejemplar porta o esconde otro lipocromo, a parte del plata, el cual ser√° transmitido al 50 % a su descendencia, obteniendo ejemplares de lipocromo rojo o amarillo. Lo mismo le puede ocurrir al recesivo, aunque esta cuesti√≥n carecer√° de importancia si cruzamos canarios recesivos entre s√≠, ya que el 100% de la descendencia siempre ser√° plata recesivo.

            Este tipo de canario es para mí gusto, uno de los más espectaculares más espectaculares que podamos criar. Un ejemplar bien logrado, mostrará la máxima expresión del contraste de colores que podamos encontrar en nuestros canarios, ya que en su plumaje se conjugarán, el limpio blanco del color de fondo con los trazos negros o casi negros brillantes de sus eumelaninas. No menos espectacular es el efecto producido en las grandes plumas, donde la eumelanina queda reducida a la zona central de la pluma, quedando los bordes de un color muy despigmentado, prácticamente blanco.

           

 

6. CRITERIOS DE CR√ćA Y¬† SELECCI√ďN

           

            A la hora de criar ágatas topacio plata debemos seguir una serie de criterios, que son los que deben guiarnos para saber con qué ejemplares debemos quedarnos y por lo tanto pasarán a formar parte de nuestras parejas para la reproducción.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Un criterio fundamental es quedarnos con ejemplares que se acerquen a lo que exige el est√°ndar de color para esta variedad. Pero siempre tendremos que tener en cuenta que para criar debemos de quedarnos con ejemplares que, si bien no se ajustan plenamente al est√°ndar, se constituyen como buenos ejemplares de ‚Äútrabajo‚ÄĚ ya que algunas de sus cualidades ( buena talla y forma, dise√Īo etc ) nos pueden servir para compensar o equilibrar los emparejamientos.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† En este caso hay que tener cuidado con el plumaje de nuestros reproductores al realizar los emparejamientos. Me refiero a que hay que cruzar ejemplares de pluma corta y pluma larga, para compensar y as√≠ obtener ejemplares con un adecuado plumaje. Aunque en los canarios plata no se aprecie la categor√≠a, muchos criadores diferencian entre canarios plata ‚Äúintensos‚ÄĚ y ‚Äúnevados‚ÄĚ e incluso ‚Äúmosaicos‚ÄĚ, considerando imprescindible un acoplamiento compensado entre los ejemplares considerados ‚Äúintensos‚ÄĚ y ‚Äúnevados‚ÄĚ.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Otro aspecto a tener en cuenta en los emparejamientos entre canarios √°gata topacio plata es la intensidad y oxidaci√≥n que los ejemplares muestren en el dise√Īo mel√°nico. En ocasiones podemos caer en el error de emparejar entre s√≠ s√≥lo ejemplares ‚Äúaptos para concurso‚ÄĚ, seleccionando a priori los mejores en su fenotipo, que supuestamente tambi√©n deber√≠an ser los mejores para criar. A este respecto debemos tener en cuenta no emparejar entre s√≠ ejemplares cuyo dise√Īo sea muy negro, e intentar compensar esta cualidad, emparejando canarios con dise√Īo negro con otros que lo tengan menos oxidado, cuesti√≥n que a su vez suele estar relacionada con el hecho de que sean ejemplares de los considerados ‚Äúintensos‚ÄĚ y ‚Äúnevados‚ÄĚ.

 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Finalmente es necesario tener en cuenta la utilizaci√≥n de √°gatas cl√°sicos de gran calidad para crear portadores de topacio, los cuales pueden aportar nueva sangre a nuestra l√≠nea. Esto nos puede servir de ayuda cuando queramos compensar en nuestros topacios algunos defectos que podamos compensar con virtudes que podamos encontrar en un buen √°gata cl√°sico. Puede ocurrir tambi√©n, que tras sucesivos cruces de √°gata topacio x √°gata topacio, el dise√Īo de los mismos pierda en oxidaci√≥n e intensidad y quede algo diluido. En este caso, la utilizaci√≥n del adecuado portador (es indiferente el sexo) nos puede ayudar a paliar este defecto. Aun as√≠, algunos expertos criadores de topacio estiman que no es imprescindible el trabajo con portadores, si se saben hacer los adecuados emparejamientos y s√≥lo recurren a ellos en ocasiones muy espec√≠ficas.

           

            La mutación topacio tiene muchos seguidores en la actualidad, entre ellos hay muchos criadores experimentados, los cuáles tendrán su propia visión o secretos para la cría y selección de esta bonita variedad. Espero que con estas líneas haya podido contribuir al conocimiento de esta bonita variedad.

 

 

 

 EL CANARIO BRONCE INTENSO Y NEVADO

 



AUTOR: Manuel Cárdenas Teno. Juez de Color del CJA. La Rambla (Córdoba)

 

EL CANARIO BRONCE INTENSO Y NEVADO

 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† En este art√≠culo voy a intentar aportar mis experiencias en la cr√≠a y selecci√≥n del canario Negro Rojo Intenso y Nevado, gama que cr√≠o desde hace muchos a√Īos, intentando aportar mi grano de arena al conocimiento y divulgaci√≥n de este hermoso canario.

 

1.- Breve historia sobre el canario bronce intenso y nevado .

 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† El canario Negro Rojo Intenso, com√ļnmente llamado canario ‚Äúbronce‚ÄĚ, o canario ‚Äúcobre‚ÄĚ es un canario mel√°nico de la serie negra, cuyo lipocromo de fondo es el rojo. Es uno de los que m√°s aceptaci√≥n tiene entre los aficionados a los canarios, debido a la espectacularidad que muestra en su plumaje, donde se presentan en su m√°xima expresi√≥n el color rojo y el negro, haciendo de esta variedad una de las m√°s criadas en el grupo de los canarios mel√°nicos cl√°sicos, siendo adem√°s una de las que mayor representatividad tiene en n√ļmero en nuestros concursos. Es una variedad, que a pesar de tratarse de un canario cl√°sico conocido por todos desde hace d√©cadas, se encuentra en permanente evoluci√≥n y siempre est√°¬† ‚Äúde moda‚ÄĚ, debido a su belleza, la cual cautiva a noveles y a los m√°s veteranos en nuestra afici√≥n.

            El canario Bronce, tiene su origen en el cruce de un canario melánico con el cardenalito de Venezuela, el cual transmite a sus híbridos de canario la posibilidad de manifestar en su plumaje el factor rojo. Es por ello que todos los canarios que muestran  el lipocromo rojo, reciben el nombre de canarios de factor rojo.

            A partir de estos híbridos de Cardenalito de Venezuela por Canario, en sucesivas generaciones, vamos avanzando hasta conseguir ejemplares de canario completamente fértiles que muestran el citado lipocromo rojo, obteniéndose el canario bronce al tratarse de un canario melánico.

 

 

            2.- Melaninas, lipocromo y  categoría.

 

            En los canarios de color hay diversos aspectos o características que los diferencian a unos de otros, constituyendo las diferentes gamas. Hablamos principalmente de las melaninas, el lipocromo y la categoría.

           

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Las Melaninas:¬† El concepto de melaninas viene definido en el est√°ndar de color del Colegio de Jueces FOA como ‚Äú una serie de pigmentos oscuros que dan una caracter√≠stica t√≠pica a los canarios, pudiendo aparecer en forma de eumelanina negra, eumelanina marr√≥n y feomelanina ‚ÄĚ. En este caso es preciso decir que la eumelanina es el pigmento de color negro o marr√≥n que aparece de forma dise√Īada, en forma de bastones o barras, ocupando la zona central de la pluma.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Es preciso tambi√©n definir el t√©rmino feomelanina, la cual es un pigmento de color m√°s o menos marr√≥n, que ocupa la periferia de la pluma, rodeando al pigmento eumel√°nico. El pigmento mel√°nico tambi√©n se presenta en las partes c√≥rneas, pico patas y u√Īas.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† En el canario bronce la eumelanina se presenta¬† de color negro, en forma de bastones o barras, las cu√°les deber√°n ser anchas y formar un dise√Īo continuado. La feomelanina tambi√©n aparece en este tipo de ejemplares, sobre todo en los ejemplares nevados, siendo menos perceptible su presencia en los ejemplares intensos.

 

            El Lipocromo: Los canarios melánicos no sólo presentan este tipo de pigmentos, sino que también tienen un color de fondo al que llamamos lipocromo. El lipocromo que puede presentar el canario es el amarillo, el blanco dominante, blanco recesivo, amarillo marfil y rojo marfil. En el canario bronce, es el lipocromo rojo el que se pone de manifiesto, debiendo presentarse de un color rojo oscuro y brillante.

 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† La Categor√≠a: Tal como indica el¬† est√°ndar del Colegio de Jueces FOA, ‚Äúla categor√≠a hace referencia al lipocromo, en concreto a la distribuci√≥n de √©ste sobre la librea del canario‚ÄĚ. Los canarios pueden tener tres categor√≠as: intenso, nevado y mosaico.

            En los ejemplares intensos el lipocromo invadirá toda la pluma, sin embargo en los nevados el lipocromo no llega hasta el borde de la pluma, adoptando esa zona una especie de escarchadura o nevadura de color blanco que debe extenderse de manera uniforme por todo el plumaje.

           

            3.- Características del canario Bronce Intenso y Nevado:

 

            Cuando criamos y seleccionamos una variedad de canarios con la intención de mejorar su fenotipo y presentarlos a concurso, es imprescindible saber en qué dirección debemos dirigir nuestra selección, es decir, conocer las características fenotípicas que debe presentar la variedad que criamos. Dichas características vienen recogidas en el Estándar de Color de la FOA, en las cuales me baso para explicar cómo debe ser un canario bronce intenso o nevado.

            Empezando por el orden en el que los distintos aspectos del canario aparecen en nuestra planilla de enjuiciamiento, comenzaré hablando de las melaninas:

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† La estructura mel√°nica de un canario bronce debe manifestarse de un color negro azabache, formando un dibujo estriado que ser√° mejor cuanto m√°s ancho y continuo se manifieste, sin presentar en ning√ļn caso zonas diluidas.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Este dibujo estriado debe hacerse patente tambi√©n en la zona de los flancos, algo que no siempre se consigue y que entra√Īa alguna dificultad, sobre todo en los machos bronces intensos, siendo m√°s f√°cil de conseguir en los ejemplares nevados.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† En esta cuesti√≥n me detengo para explicar algo sobre el dimorfismo sexual en esta variedad, es decir, una de las caracter√≠sticas que diferencian a los machos de las hembras. Me refiero al dise√Īo de los flancos, el cual ser√° m√°s visible en las hembras intensas que en los machos intensos, y al igual ocurre con los ejemplares nevados. Es obvio que dicho dise√Īo en los flancos, ser√° m√°s grueso y visible en las hembras nevadas que en las intensas.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† El dimorfismo sexual, aparte de hacerse patente en este dise√Īo de los flancos, en el caso de los ejemplares nevados se manifiesta apareciendo una mayor cantidad de feomelanina en las hembras que en los machos.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Siguiendo con la cuesti√≥n de c√≥mo debe ser el dise√Īo de un canario bronce, hay que se√Īalar que en el caso de que un ejemplar presente un dise√Īo fino, interrumpido o con escasa intensidad de negro, ser√° penalizado en el apartado de melaninas.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Tal como se indica en el citado est√°ndar, ‚ÄúLa eumelanina negra dispersa, oxidada al m√°ximo, es decir con la m√°xima intensidad de negro, se extender√° desde el nacimiento del pico, por la cabeza, pecho, flancos y rabadilla no presentando el color del fondo (lipocromo) puro en ning√ļn punto sino siempre superpuesto con el negro . La eumelanina negra llega hasta ¬†el mismo borde de las plumas remeras y timoneras.‚ÄĚ

            Los canarios bronces que presentemos a concurso no deberán tener en su plumaje feomelanina marrón, lo que conllevaría a ser penalizados en el apartado de melaninas, siendo mejores aquellos ejemplares que no la presenten. La  feomelanina aparece en mayor cantidad en los ejemplares nevados, sobre todo en las hembras, siendo más difícil que dicho pigmento se manifieste en los ejemplares intensos.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Por otra parte, los canarios bronces deber√°n tener el pico, las patas y las u√Īas completamente negros. En caso de que el ejemplar tenga de color claro dichas partes, ser√° penalizado en el mismo apartado, llegando incluso a ser descalificado en el caso de presentar alg√ļn dedo o u√Īa de color blanco o despigmentado.

            El subplumaje de los canarios bronces será negro.

 

            En cuanto al lipocromo:  Ya he explicado anteriormente los tipos de lipocromo que puede manifestarse en el plumaje de un canario. El canario bronce manifiesta el lipocromo rojo. Para que un ejemplar sea calificado con la máxima puntuación en este apartado de la planilla, dicho lipocromo deberá manifestarse de un color rojo oscuro, como consecuencia de la superposición de la  melanina negra que se encuentra dispersa por el plumaje con el lipocromo rojo de fondo. El color deberá ser uniforme y brillante, sin presentar zonas despigmentadas o de distinta tonalidad.

 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† En cuanto a la categor√≠a: debemos diferenciar c√≥mo debe ser un canario bronce intenso y c√≥mo un bronce nevado, ya que ambos difieren en la categor√≠a. En los ejemplares bronces intensos el color rojo invade toda la pluma, hasta el mismo borde. Es importante tambi√©n que los ejemplares muestren un plumaje de un color intenso y brillante y no apagado. Las plumas de los ejemplares intensos , por lo general, son m√°s estrechas que las de los ejemplares nevados y mosaicos, lo que repercute en la manifestaci√≥n de su dise√Īo mel√°nico, el cual ser√° algo m√°s estrecho que el de los bronces nevados y mosaicos.

            Un aspecto a tener en cuenta en los ejemplares intensos es que el lipocromo de fondo debe tapar completamente la cloaca, algo que no sucede completamente en los ejemplares nevados y mucho menos en los mosaicos, donde se aprecia claramente esa zona carente de lipocromo. En este caso constituiría un defecto a penalizar en la planilla en el apartado de categoría el hecho de que el ejemplar bronce intenso no cerrara completamente la cloaca con el lipocromo rojo de fondo.

            Así mismo, sería un grave defecto el que se presentaran zonas despigmentadas o con nevadura en el plumaje de un ejemplar intenso. En ocasiones los ejemplares intensos presentan zonas en las que su plumaje tiene unas leves nevaduras, las cuales se suelen localizar mayormente en la zona del dorso, del cuello o incluso en los flancos.

            Otro aspecto a tener en cuenta es que las grandes plumas tendrán que estar pigmentadas, por lo que a los canarios bronces intensos y los nevados se les tendrá que administrar ya de nido los productos pigmentantes del plumaje sobre los que luego hablaré.


             4.- Selección del Bronce Intenso y Nevado:

            Cuando criamos y seleccionamos una variedad, en este caso canarios bronces intensos y nevados, debemos encaminar nuestra selección hacia la consecución de las características fenotípicas que he explicado anteriormente. Es por ello que el llevar a cabo una exhaustiva selección de los ejemplares se constituye como la principal herramienta o método del que disponemos para conseguir el canario del que nos habla el estándar.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Por esta raz√≥n, debemos ser muy estrictos en la selecci√≥n, qued√°ndonos con aquellos ejemplares que muestren un fenotipo m√°s cercano a las caracter√≠sticas presentadas en el est√°ndar. Seleccionaremos por tanto aquellos ejemplares que tengan un dise√Īo m√°s oxidado, y que presenten una estructura mel√°nica ancha y continua.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Otro criterio de selecci√≥n vendr√° impuesto por la oxidaci√≥n de las partes corneas; pico, patas y u√Īas, seleccionando aquellos ejemplares que presenten estas partes bien oxidadas. Si bien es importante tener en cuenta que si cruzamos entre s√≠ ejemplares con las partes corneas muy oxidadas es posible que la descendencia pierda en vitalidad, fertilidad etc, digamos que en ocasiones, una excesiva oxidaci√≥n de las partes corneas puede conllevar cierta degeneraci√≥n de la salud del ejemplar.

            Para conseguir una mayor oxidación de patas y pico la selección de los ejemplares con estas partes más oxidadas se constituye como la principal herramienta, aunque el cruce con algunos Spinus o la exposición al sol, puede ayudar a oscurecer dichas zonas. A este respecto, tengo que decir, que aunque la exposición al sol oscurece notablemente las partes córneas de los canarios, yo aconsejo no exponerlos al sol. La razón es que, si nuestros canarios se crían sin ser expuestos al sol, éstos mostrarán el grado de oxidación que su potencial genético les permita, por lo que podremos seleccionar sin temor a equivocarnos aquellos que en su patrón genético porten una mayor potencialidad para tener oxidadas las patas y el pico.

            Otro criterio a tener en cuenta en nuestra selección haría referencia a seleccionar ejemplares que muestren un lipocromo de color rojo brillante, con una gran intensidad en el mismo. Para conseguir que este lipocromo sea muy rojo y brillante es muy importante contar con una cepa de canarios bronces que tenga una herencia cercana al Cardenalito de Venezuela, para cual de forma periódica iremos introduciendo híbridos de cardenalito x canario que harán que el lipocromo se manifieste de forma óptima. Por supuesto, habrá que descartar aquellos ejemplares que muestren un lipocromo poco brillante o apagado, como consecuencia de su escaso potencial para asimilar o depositar los pigmentos en el plumaje, por problemas de salud etc.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Siguiendo con los criterios a tener en cuenta en la selecci√≥n de esta variedad, es importante detenerse a hablar de la feomelanina. Ya hemos visto que en el est√°ndar se pone de manifiesto que ser√°n mejor puntuados aquellos ejemplares en los que dicho pigmento se manifieste m√≠nimamente o se encuentre ausente. Esta cuesti√≥n no nos debe conducir a llevar a cabo una selecci√≥n en la que eliminemos por completo la feomelanina de nuestros ejemplares, para lo cual se hace imprescindible diferenciar los canarios de concurso de aquellos de ¬†trabajo , es decir, de aquellos que aun no siendo √≥ptimos para concurso, pueden ser muy buenos para obtener una descendencia de calidad. Por esta raz√≥n, uno de los criterios que yo sigo para obtener ejemplares muy oscuros es seleccionar hembras bronces nevadas con una gran cantidad de feomelanina, para ser emparejadas con buenos ejemplares intensos. Aunque he de puntualizar que la aparici√≥n de la feomelanina nunca debe ir detrimento de que estas hembras presenten un dise√Īo eumel√°nico muy negro, ancho y continuo, que resalte sobre la feomelanina que rodea al dise√Īo , la cual adem√°s deber√° de ser de un marr√≥n tambi√©n muy oxidado.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Pero uno de los aspectos que m√°s nos llama la atenci√≥n en un canario bronce es su dise√Īo, seleccionando en ocasiones ejemplares cuya √ļnica virtud es que muestran un gran dise√Īo, seleccionando ejemplares que portan defectos de importancia en el lipocromo, categor√≠a, talla y forma. El seleccionar s√≥lo por el dise√Īo es algo que debemos descartar, intentando que nuestros canarios tengan una adecuada talla, forma y un plumaje adherido y en buen estado.

 

            Cruces aconsejables: Lo normal en estos canarios es cruzar ejemplares intensos con nevados, siendo indiferente cuál de los sexos es el ejemplar intenso o nevado. Es imprescindible cruzar ejemplares que tengan pluma corta con pluma larga. Es un aspecto que hay que controlar, ya que si seleccionamos ejemplares con la pluma excesivamente larga estos no la peinarán bien, e incluso podrán aparecer rizos en distintas zonas del plumaje, razón por la cual serían penalizados en el apartado de plumaje.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Cuando utilizamos como machos a bronces intensos, es aconsejable que √©ste goce de una gran intensidad en el lipocromo, adem√°s de un dise√Īo correcto. Por supuesto es muy importante que el lipocromo llegue hasta el final de la cloaca. A estos ejemplares podremos acoplarles hembras nevadas, las cuales seg√ļn mi experiencia, dan mejores resultados si est√°n bien cargadas de feomelanina. Es importante que tengan una buena forma, prestando especial atenci√≥n a las dimensiones del pecho y la cabeza, los cuales tendr√°n que ser anchos y redondeados, aspecto de gran importancia ya que en frecuentes ocasiones los machos intensos son muy estilizados.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Estos machos intensos tambi√©n pueden cruzarse con hembras bronces de categor√≠a intermedia o semintensas, obteniendo as√≠ una mayor descendencia de ejemplares intensos que son los que mayor proporci√≥n de premios obtienen en los concursos. Deberemos procurar que estas hembras semintensas re√ļnan unas cualidades en cuanto a forma y talla similares a las de las nevadas, sino obtendremos ejemplares intensos muy estilizados.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Por √ļltimo, estos ejemplares machos intensos tambi√©n podr√°n acoplarse con hembras bronces intensas. De este cruce obtendremos¬† el 75% de la descendencia de bronces intensos, un tercio de los mismos ser√°n intensos en homocigosis, y el otro 25% ser√°n ejemplares nevados. Habr√° que prestar especial atenci√≥n cuando hagamos este cruce a poner reproductores de pluma larga y pluma corta, ya que si cruzamos dos ejemplares intensos de pluma corta obtendremos canarios con el plumaje excesivamente corto, muy estilizados o incluso con defectos de plumaje.

Es preciso aclarar que el factor intenso no es un gen letal, es decir, en homocigosis no siempre produce la muerte, y por ello existen intensos en homocigosis. M√°s bien es subletal, es decir produce en ocasiones alg√ļn efecto degenerativo en la salud del p√°jaro o en el plumaje, pero no siempre, sobre todo si tenemos en cuenta el cruzar ejemplares de pluma corta con pluma larga.

            Por otra parte, podemos cruzar ejemplares machos nevados con hembras intensas, pudiendo seguir los mismos consejos explicados anteriormente. Basándome en mi experiencia, no he conseguido constatar demasiada diferencia entre la descendencia obtenida al utilizar los diferentes cruces, macho intenso x hembra nevada y viceversa.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Volviendo con el dise√Īo, es dif√≠cil negar que cuando √©ste es ancho y continuo, es una de las cualidades que m√°s nos llaman la atenci√≥n en los canarios bronces. Para conseguir un dise√Īo m√°s ancho ya he comentado que una adecuada selecci√≥n de dicha caracter√≠stica y unos adecuados emparejamientos son la base, aunque podemos recurrir a otros m√©todos que nos ayuden a mejorar el dise√Īo, como es el caso de cruzar los bronces intensos con bronces mosaicos, los cuales tienen un dise√Īo m√°s ancho y continuo que los intensos y nevados. Debido al inter√©s y las dudas que este cruce suscita (bronce intenso x bronce mosaico), voy a detenerme a explicar las ventajas e inconvenientes con los que nos podemos encontrar cuando cruzamos ejemplares intensos con mosaicos:

El resultado de este cruce puede ser muy variado, dependiendo siempre de las caracter√≠sticas de los canarios que crucemos. Una de las cuestiones principales ser√≠a una vez m√°s, tener en cuenta el cruzar ejemplares de pluma corta por pluma larga. Como consecuencia de realizar este cruce, podr√≠amos obtener una descendencia poco homog√©nea incluso entre hermanos de la misma nidada, Obtendr√≠amos ejemplares intensos y nevados, los cuales en ocasiones acusar√°n defectos en la categor√≠a, como no cerrar la cloaca en los intensos, aparici√≥n de nevadura, etc y escasez de lipocromo en los nevados, concentrado en las zonas de elecci√≥n de los ejemplares mosaico. Obtendremos tambi√©n canarios de categor√≠a intermedia, y canarios mosaicos defectuosos en cuanto a la categor√≠a y posiblemente tambi√©n con una reducci√≥n del dise√Īo.

            Estos digamos que pueden ser algunos de los inconvenientes que implicaría este cruce, sin olvidar que toda la descendencia portaría el gen mosaico, lo que conllevaría que al cruzar ejemplares portadores entre sí, surgieran ejemplares mosaicos, que en su mayor parte también acusarían diversos defectos.

Sin embargo, este cruce puede ayudarnos a mejorar el dise√Īo de los bronces intensos y tambi√©n de los nevados.

Cuando cruzamos canarios bronces intensos con bronces mosaicos, es posible conseguir en su descendencia alg√ļn canario bronce intenso que no acuse los defectos ya explicados en categor√≠a, lipocromo etc o que los acuse en menor medida y que sin embargo si muestre un dise√Īo m√°s ancho de lo normal que en un ejemplar intenso consecuencia del cruce intenso por nevado. Son este tipo de ejemplares intensos con una aceptable categor√≠a y lipocromo los que tendremos que aprovechar, para continuar nuestra l√≠nea, teniendo en cuenta de no acoplarlos en sucesivas generaciones con otros canarios mosaicos o que tambi√©n procedan de mosaicos, porque en ese caso podremos aprovechar muy pocos canarios para concurso.

De este mismo cruce de intenso por mosaico, tambi√©n los nevados ver√°n mejorado su dise√Īo, pero en la mayor parte de las ocasiones ir√° en detrimento de su categor√≠a, ya que el lipocromo se concentrar√° en las zonas de elecci√≥n, adoptando el canario nevado un aspecto de mosaico defectuoso, y que para nada nos servir√° para concursar, siendo adem√°s m√°s dif√≠cil seguir en esta l√≠nea de selecci√≥n que si tal como expliqu√© anteriormente, nos qued√°ramos con los mejores intensos resultantes de este cruce.

 

5.- Pigmentación del Bronce Intenso y Nevado:

 

Todo lo explicado anteriormente en cuanto a las características del canario bronce y los criterios para su selección, no se verá reflejado en unos resultados óptimos sino conseguimos que el ejemplar consiga una buena pigmentación.

El canario bronce, procede del Cardenalito de Venezuela, por lo tanto, cuanto m√°s cerca se encuentren generacionalmente nuestros canarios del Cardenalito, mejor transformar√°n los carotenoides que le administremos.

Para pigmentar a los canarios de factor rojo se utilizan los carotenoides oxigenados, aunque no me voy a detener a hablar sobre los mismos, lo que daría para escribir un extenso artículo, por lo que me centraré en aportar mi propia experiencia en cuanto a la pigmentación de los canarios bronces.

Hay muchos productos de venta en el mercado: carofil, cantaxantina, bogena, betacaroteno  etc. Yo utilizo una mezcla de carofil y cantaxantina al 50 %. De esta mezcla, pongo 12 gramos por cada Kilo de pasta, y la administro diariamente a los canarios hasta el final de la muda. Aun cuando terminen de mudar, seguiremos aportando los productos pigmentantes, aunque sea en menor dosis o con menor frecuencia (dosis de mantenimiento), ya que durante los concursos siempre pierden plumas, y nos podemos encontrar con alguna sorpresa, con plumas despigmentadas sin habernos percatado de ello, lo que conllevará que nos penalicen en la planilla de concurso.

Por otra parte, además de aportar estos carotenoides en la pasta, podemos aportarlos de forma natural a través de productos naturales como la zanahoria, la espinaca, el pimiento rojo etc.

Es importante tambi√©n tener en cuenta el tipo de pasta que administramos durante la muda, la cual aconsejo que sea m√≥rbida, si bien algunos criadores utilizan la misma pasta todo el a√Īo (la pasta seca de cr√≠a) obteniendo resultados √≥ptimos. Hay criadores que a√Īaden un poco de aceite a la pasta ya que los carotenoides que administramos son liposolubles y se favorece la fijaci√≥n de √©stos.

Finalmente hay que decir que todos estos cuidados y criterios de selecci√≥n deben estar acompa√Īados de una exhaustiva higiene y cuidados del plumaje del ejemplar, para lo cual tendremos que evitar el picaje durante la muda, poner ba√Īeras diariamente etc.